Hay opiniones que nos aceleran el corazón

Hay opiniones que nos aceleran el corazón. Las que oímos cuando son sentidas, sinceras y con fundamento, tales como las opiniones EAE, las cuales son tenidas en cuenta por todo aquel que quiera tomar un curso en este centro, pero también son escuchadas y consultadas por el personal de la escuela a la hora mejorar los programas.

En ese sentido, el que opina afirma, pero no con perfecta confianza en la verdad de la proposición con la que el conocimiento se manifiesta. Poseyendo lo que se afirma como verdadero se admite sin embargo la posibilidad del error y de la posible verdad de la opinión contraria. Lo que representa un verdadero equilibrio.

En la opinión, intervienen, por otro lado, factores no estrictamente cognoscitivos como es la influencia del querer o el deseo, lo que solemos llamar voluntad, y factores culturales e ideológicos.

Para algunas personas todo es por igual opinión, considerando cualquiera de las mismas con el mismo grado de validez que cualquier otra, al margen de los contextos en que tales opiniones encuentran su fundamento.

Cuando generamos una opinión sin certeza y sin tener bien claros los temas sobre los que queremos brindarla, entramos en un gran dilema ya que no se tiene un conocimiento sobre tal.